windows8

Windows 8: Cosas a tener en cuenta antes de instalar

El 26 de octubre de 2012 fue lanzada la nueva y esperada versión de Windows: esta es mi reseña, la cual incluirá algunos puntos útiles a tener en cuenta antes de efectuar la instalación.

Descarga del sistema

Cuando yo decidí conseguir Windows 8, la principal motivación fue el precio de 39.99. Solo con eso tienes la oportunidad de tener el último sistema operativo de Microsoft, el más popular del mundo de forma totalmente legal.  Conseguirlo es muy fácil. Solo hay que ir a la tienda de Microsoft, en mi caso Microsoft Dominicana y seleccionar la opción “Descarga Pro”. Esto te descargará el asistente de actualización, el cual verificará los programas instalados y que tu computadora soporte Windows 8. Al final de la revisión te dirá cuales programas no correrán en el nuevo sistema y la posible solución a este inconveniente. Cuando prosigues te lleva a la pantalla de captura de datos de la tarjeta de crédito y después de completada la transacción el sistema comienza a descargar.

La instalación del asistente te deja un icono en la pantalla que te permite reanudar la descarga cuantas veces sea necesario hasta que la misma se complete. No importa que la falla sea eléctrica o que tú decidas interrumpir la descarga voluntariamente, cuando abres el programa la descarga continúa desde donde había quedado, lo que es algo muy bueno. Una advertencia importante sin embargo: si tienes una computadora que soporta 64 bits y deseas descargar la versión de 64 bits de Windows, debes tener en cuenta que el instalador no te dará la opción de elegir la versión a descargar, de elegirá la versión a descargar en base al sistema que tienes instalado en tu computadora. O sea que si estás corriendo Windows XP, Vista o 7 de 32 bits, te descargará Windows 8 de 32 bits. Esto un gran fallo porque sería algo trivial para Microsoft añadir la opción de escoger tu versión preferida de Windows si tu hardware lo puede correr, pero sencillamente no lo hace, así que tu única opción es buscar otra computadora con un sistema de 64 bits instalado y descargar Windows desde ahí. Al terminar el proceso de registro Microsoft te envía al correo previamente suministrado la clave del producto.

Al final de la descarga el instalador te dará la opción de guardar la imagen .iso en el disco duro o preparar un pen drive buteable. Yo personalmente elegí las dos opciones: primero creé el .iso, después me devolví y preparé el flashdrive.

La instalación es la más rápida que he visto a la fecha. En mi Core 2  Duo a 2.66 Mhz la instalación concluyó en más o menos 15 minutos sin ningún inconveniente. La clave del producto te la pide al mismo inicio de la instalación y al final de la misma es requerido de forma casi obligatoria ingresar la cuenta de correo de Microsoft, esto, si es que quieres acceso a la Tienda de Microsoft. Más sobre eso más adelante. Aunque Microsoft te lo vende como actualización, no tienes que tener un sistema instalado en tu máquina para instalar Windows 8. Si lo que deseas es actualizar el sistema existente, debes tener en cuenta que solo puedes actualizar desde Windows 7. Si tienes XP o Vista tendrás que reinstalar todos tus programas y el sistema colocará tu sistema anterior en la carpeta Windows.old. Si deseas tener la opción de formatear la máquina tienes que butear desde el pendrive o DVDROM y no ejecutar la instalación desde tu sistema actual. Si deseas un idioma diferente al instalado eso no supone ningún problema, pues puedes ir al panel de control e instalar el idioma de tu predilección.

Un sistema transicional

La interface de Windows 8 es totalmente diferente. Es revolucionaria. No se parece en nada a su antecesor. Es claro que este sistema está hecho con los equipos móviles en mente. Tú puede trabajar bien con un teclado y un mouse, pero es obvio que con una pantalla tactil funciona mejor.

En Windows 8 existen 2 tipos de aplicaciones: las aplicaciones clásicas y las nuevas aplicaciones anteriormente conocidas como aplicaciones Metro (las cuales por fines prácticos vamos a llamar Aplicaciones Metro en este review). Las nuevas aplicaciones funcionan a pantalla completa. Estas aplicaciones solo las puedes instalar desde la tienda. No tienes la opción que tienes con las clásicas de descargarlas desde el sitio web del autor e instalarlas. Pienso que el nuevo sistema ha hecho un tanto más torpe el cambiar de una aplicación a otra ya que no tienes el Taskbar para ver lo que tienes abierto.

Si deseas hacerlo puedes ir a la esquina superior izquierda y deslizar el mouse hacia abajo y te aparecerán miniaturas con las aplicaciones abiertas, pero en mi experiencia esto es un paso adicional a lo que antes había que hacer. Otro detalle interesante es que por lo general, las nuevas aplicaciones no tienen la opción de ser cerradas. Solo las sacas de la vista y ya. No estoy diciendo que eso sea bueno o malo, pero hay que acostumbrarse también. Para instalar una aplicación Metro solo debes entrar en la tienda y darle al botón de descargar. La tienda funciona de la misma forma como funcionan el Google Playstore y el iTunes Store de Apple. Nada es más fácil que instalar una aplicación y la desinstalación es igual de fácil. Es una pena para el mercado dominicano que por el momento no tengamos la opción de descargar aplicaciones de paga, ya que no tenemos todavía la opción de inscribir una tarjeta de crédito de este país.

En la tienda por el momento no hay tantas aplicaciones como encontrarías en las tiendas anteriormente mencionadas, pero se ve un gran potencial ahí. Estoy seguro de que esto muy pronto va a cambiar.

Está claro que la tienda es una parte muy importante de la estrategia de Microsoft para ganar dinero. De ahí que cuando entré por primera vez me hizo sentido el que Microsoft decidiera casi regalar este sistema operativo. El sistema está completamente ligado a esta tienda. Si por ejemplo guardas tus mp3 en la computadora cuando los tocas, junto a tus canciones aparecen canciones de artistas similares que posiblemente te puedan gustar y están colocados en una forma en la que se hace difícil distinguir si la música te pertenece o no. Solo cuando intentas tocarla es que vez la notificación de que tienes que pelar por el bolsillo.

Cuando ejecutas una aplicación clásica, la interface de Windows 8 se va y te deja en un escritorio idéntico a Windows 7, eso sí, sin el botón de inicio ni las transparencias. Si vas a trabajar cambiando entre aplicaciones sentirás que estás cambiando de sistemas operativos, como cuando corrías a Windows 3.1 encima de DOS, o como cuando corres Linux en una máquina virtual a pantalla completa y tienes que volver a Windows. La nueva interface de Windows 8 te dará la sensación de que estás trabajando con un tema encima de casi Windows 7, una sensación de inconsistencia. Entiendo que cuando la cantidad de aplicaciones Metro sean la mayoría y las aplicaciones clásicas sean la minoría este problema se irá arreglando solo, pero esa transición tardará años. Por el momento no queda otra opción que la de acostumbrarse.

La inconsistencia del sistema se hace evidente en muchos detallitos sencillos. Pongamos el caso de de Internet Explorer, el navegador por defecto. Internet Explorer 10 viene instalado en los dos sabores: Metro y clásico. Si lo abres desde la interface Metro corre como cualquier aplicación Metro a pantalla completa, con la barra de direcciones en la parte debajo de la pantalla y la misma se oculta cuando aceptas ir a la dirección, sin soporte para Flash, Java ni ningún otro plug-in.

Si decides correrlo desde el escritorio clásico el mismo se comportará como el sistema que ya conoces. Solo el navegador por defecto puede correr con la interface Metro activada. Es curioso que si haces de otro navegador, digamos Chrome el navegador por defecto, cuando corres Internet Explorer este te manda directamente al escritorio clásico y Chrome corre con el estilo Metro activado. Con relación a Google Chrome su versión Metro es idéntica a la versión de escritoro, salvo que elimina los íconos para cerrar, maximizar y minimizar la aplicación. Otro ejemplo de inconsistencia es el Panel de Control. Si lo llamas desde la interface Metro te aparece un panel de Control estilo Metro, si lo llamas desde el escritorio clásico te sale un Panel de Control muy similar a lo que ya conoces desde Windows 7, solo que sin las transparencias como las conoces porque en Windows 8 Aero fue eliminado.

La interface de Windows 8 es una interface viva. Se siente más como si estuvieras en un celular grande que en una computadora y esto no es necesariamente malo, ya que hay cosas que los celulares hacen mejor que las computadoras y en un sentido tienes lo mejor de los dos mundos. En Windows 8 el ícono de correo te muestra cuantos correos tienes sin leer y hasta te da un pequeño preview (como tu celular). El sistema tiene una gran integración con las redes sociales y cuando te llega un correo te sale la foto que tiene el contacto en Facebook (como en tu celular). El tile de mensajes te dice cuando tienes mensajes de las redes sociales sin leer y hasta te da un pequeño preview (como tu celular). El tile de calendario te recuerda tus compromisos pendientes (como tu celular) y el del clima te dice la temperatura de tu sector y una animación de la misma (como tu celular). Hasta una aplicación de mapas hay incluida (como en tu celular) aunque estés en una computadora de escritorio y no te vayas a mover. Y el tile con de fotos va haciendo un pequeño slideshow con las fotos que tienes en la computadora, tu Skydrive y tu Facebook (como tu celular).

Un detalle muy agradable para mí es que Windows 8 haya decidido hacer lo que Linux y MacOS hacen desde hace más de 10 años, montar archivos .iso con un doble click sin instalar aplicaciones de terceros. Esto puede ser muy útil en muchas ocasiones. El sistema viene con un lector PDF por defecto así que instalar Adobe Reader es opcional. Esto me parece muy bien.

Veredicto 

Windows 8 es un buen sistema, pero es poco intuitivo, su interface es inconsistente y en general es desorganizado. Estoy seguro que esto mejorará con el tiempo y admito que después que uno se acostumbra cuando trabaja en una máquina con un sistema anterior a uno como que le hacen falta algunas de las cosas nuevas de Windows 8. Habrá que ver si las personas estarán dispuestas a reaprender Windows y dejar el excelente Windows 7 para hacer esta actualización. Este sistema podríamos compararlo con una muchacha buena y de buen corazón pero medio feita de cara que después que tú la tratas llegas a enamorarte de ella y hasta encontrarla bonita, pero a la que muchas personas no le darían la oportunidad de llegarla a conocer. Microsoft sabe esto y están trabajando duro para que la gente adquiera el sistema.

La oferta de introducción que hizo fue excelente. Yo animo a todo el mundo a que compre su copia original y legal aunque sea solo para engavetarla por si la necesita algún día. Además creo que con el tiempo llegarán aplicaciones Metro que cuando las personas no las puedan correr en sus sistemas actuales se verán obligadas a actualizar a Windows 8 para disfrutar de las mismas. El éxito de este sistema dependerá en gran medida de cómo Microsoft se maneje. Yo en lo personal apuesto por él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s